02 diciembre 2020
Los envases tienen la misión principal de proteger a los productos que están en su interior de la contaminación, pero con los envases inteligentes, el juego ha evolucionado para hacer mucho más que eso.
 
La digitalización y la conectividad están cambiando la industria de alimentos y bebidas tal como la conocemos. Estas tendencias ofrecen oportunidades sin precedentes para aumentar la inocuidad y la calidad de los alimentos, así como la flexibilidad y eficiencia de la producción, además de mejorar la transparencia y permitir el seguimiento de cada producto de forma individual. 
 
Todos tenemos una huella digital que nos hace únicos e identificables a la vez. Bajo esa lógica Tetra Pak, está impulsando una tecnología para que productores de alimentos y bebidas utilicen códigos únicos para interactuar directamente con los consumidores y obtener análisis e información detallada para mejorar las ventas, información para futuras innovaciones de productos y mucho más.
 
Este último punto es el que Tetra Pak viene liderando en la industria. En 2019 presentaron a nivel mundial una plataforma de envasado conectado, que transforma los envases de cartón en canales de información interactivos, portadores de datos a gran escala y herramientas digitales. 
 
“Para nuestros clientes, el envase conectado ofrece una capacidad de trazabilidad de punta a punta para mejorar la producción, el control de calidad y la transparencia en la cadena de suministros. Este envase se traduce en grandes cantidades de información para los clientes; por ejemplo, el lugar donde se fabricó el producto, la granja de donde provienen los ingredientes y las instalaciones donde se puede reciclar el envase”, comentó Julia Luscher, Vicepresidenta de Marketing para las Américas de Tetra Pak.
 
Parece algo futurista, pero esta tecnología ya se está siendo usada por varias marcas de alimentos y bebidas en Latinoamérica y en el mundo mediante dos tecnologías que Tetra Pak está impulsando: Unicode o PICCO. Ambas permiten integrar un código QR único y dinámico a cada envase, creándoles así una “huella digital”, que permite diversas oportunidades de conexión con consumidores, personalizadas según el interés de cada marca, entre ellas:
 
  • Origen del producto: La trazabilidad permite aumentar la transparencia del producto al acceder al origen, procesamiento y transporte de manera exacta y fidedigna.
     
  • Seguridad alimentaria: La integración con la información de la planta para conocer la caducidad y la autenticidad del producto puede proporcionar seguridad alimentaria al consumidor, mientras que el fabricante de alimentos y bebidas puede administrar el inventario y la producción con un solo clic, porque todo se remonta a un envase en específico.
     
  • Interacción: proporcionar nuevos niveles de servicio e información para consumidores, a través de campañas o promociones aumentando su lealtad con la marca.
”Los envases se están convirtiendo en portadores digitales de información. Comenzó con el envase codificado, el cual incluía un código impreso pero una conectividad limitada. El envase conectado es el siguiente paso mediante la combinación de nuestra plataforma con el código único impreso en cada envase para facilitar una trazabilidad integral y aumentar el compromiso del consumidor”, comenta Luscher.
 
Las primeras aplicaciones en el mercado
 
Dos importantes productores de bebidas en Centroamérica y el Caribe están implementado la tecnología PICCO en sus envases de Tetra Pak, para aumentar la interacción con sus consumidores. Un cliente está lanzando promociones navideñas, mientras que otro está generando una promoción de escanea y gana, además de entregar consejos para cuidar la salud y nutrición. 
 
También en Colombia, una marca de jugos incorporó en sus envases un código único QR promocional como parte de una campaña promocional para Navidad, siguiendo así la tendencia hacia el mundo digital, buscando que la marca forme parte de esos memorables momentos de los consumidores.
 
<< Anterior