04 septiembre 2018

Establecer una diferenciación competitiva en la industria láctea puede ser difícil, particularmente porque los principales factores que los consumidores consideran al seleccionar un producto lácteo regular son el precio y la fecha de vencimiento.

 
Para algunas marcas, aprovechar la tecnología adecuada para mejorar sus productos lácteos pasteurizados refrigerados con una vida útil prolongada (ESL) puede marcar una diferencia significativa en la captura de cuota de mercado. Y con una vida útil más larga, un producto de leche refrigerada puede permanecer en stock por más tiempo, lo que brinda a los minoristas eficiencias y beneficios de ahorro de costos.
 
Diferentes tecnologías están actualmente disponibles para proporcionar a las marcas una mayor ventaja competitiva.
 
Extender la vida útil de la leche
 
Tradicionalmente, la leche enfriada se pasteuriza para eliminar las bacterias dañinas y garantizar que el producto sea seguro para el consumo. Si bien la vida útil del producto varía según el país, algunos ejemplos de la vida útil de la leche pasteurizada son de 10 a 15 días en Europa y alrededor de 21 días en EE. UU. y Canadá. El control de la temperatura en toda la distribución y venta al por menor es un factor clave en la vida útil.
 
Calor, filtro o centrifugado
 
Hoy en día, hay tres tecnologías para extender la vida útil de la leche por días o semanas. Estas tecnologías están diseñadas para mejorar la seguridad del producto, la calidad y, en muchos casos, la disponibilidad.
 
  • Calor
 
La tecnología más común y ampliamente conocida que se usa para prolongar la vida útil es un tratamiento de alta temperatura (también llamado ultrapasteurización).
 
Esta solución usa temperaturas extremas (hasta 135 grados Celsius / 275 grados Fahrenheit) para calentar el producto de 0.5 a 4 segundos. Al aplicar calor intenso, se eliminan más microorganismos y se puede extender la vida útil. En EE. UU., por ejemplo, la vida útil puede extenderse de 20 a 90 días si el producto permanece refrigerado.
 
El tratamiento de alta temperatura es la forma tradicional de extender la vida útil, sin embargo, la temperatura puede afectar el sabor y la composición nutricional del producto. Tecnologías como el calentamiento directo UHT permiten alcanzar una alta calidad del producto gracias a la brevedad del tratamiento térmico.
 
  • Microfiltración
 
Con la microfiltración, la leche se pasteuriza primero a temperatura normal y luego se procesa a través de un sistema de microfiltración que reduce la carga microbiológica.
 
Debido a que esta tecnología preserva mejor el perfil de sabor del producto y la integridad nutricional, a menudo se utiliza con productos de mayor valor agregado.
 
La microfiltración es una técnica relativamente costosa, pero el costo puede valer la pena para algunas marcas, ya que puede extender la vida útil a 35 días. Por ejemplo, las marcas en el Reino Unido y Canadá usan ampliamente la microfiltración, y encuentran un gran valor a pesar del costo adicional de procesamiento.
 
  • Bactofugación
 
Con la bactofugación, el producto pasteurizado pasa por una centrífuga, donde la rotación a alta velocidad genera la fuerza centrífuga necesaria para separar algunas bacterias del resto de la leche.
 
Esta es la técnica más rentable y extiende la vida útil de tres a ocho días. El calor no se usa en la bactofugación, por lo que se mantiene el sabor y la integridad nutricional del producto.
 
Si bien la bactofugación y la microfiltración se han utilizado durante años en algunos países, las tecnologías ahora se están introduciendo en los EE. UU.
 
Tecnología y vida útil extendida como una ventaja competitiva

A medida que el panorama competitivo se vuelve más intenso, las marcas de lácteos deberán aprovechar la tecnología y la innovación para garantizar que sigan siendo relevantes. Llegar a más clientes y reducir la rotación y la rentabilidad del producto puede tener un impacto distintivo en el resultado final. Y como los clientes modernos esperan más de sus productos (y en muchos casos están dispuestos a pagar por artículos premium), es necesario aprovechar la innovación para satisfacer la demanda.
 
Las nuevas tecnologías que promueven ESL pueden ofrecer esa diferenciación y brindar a las marcas de productos lácteos resultados comerciales duraderos.
 
Obtenga más información sobre la experiencia en el procesamiento y envasado de lácteos de Tetra Pak y únase a nosotros en el seminario web "Vida útil extendida: agregue valor a la leche pasteurizada" el 18 de septiembre. Registrarse aquí.
 

Por Jean-Pierre Berlan, Director Processing Solutions de Tetra Pak® Estados Unidos y Canadá

 

<< Anterior