15 marzo 2018
Para algunas familias, la comida que el niño recibe en la escuela es el único sustento que recibe y en muchos casos esta es una buena razón para enviarlo a la escuela.
Las estimaciones del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas revelan que 115 millones de niños en edad escolar no van a la escuela, y el 97% de ellos vive en países en desarrollo. Para algunas familias pobres, la comida que el niño recibe en la escuela es el único sustento que recibe y en muchos casos esta es una buena razón para enviarlo a la escuela.

El suministro de leche para niños de escuelas vulnerables en países en vías de desarrollo es esencial por razones de salud y educación. La leche es uno de los alimentos más nutritivos que los niños pueden beber, que contiene 18 de 22 de los nutrientes que necesitan, incluyendo vitaminas, minerales, proteínas, grasas, azúcares e hidratos de carbono. Muchos estudios han establecido un vínculo claro entre una nutrición y rendimiento educativo.

La Federación Panamericana de La Leche (FEPALE) destaca la excelente calidad de sus nutrientes; proteínas de alto valor biológico, calcio con una gran disponibilidad para el organismo, vitaminas A, D, E, K, vitaminas del grupo B, minerales como zinc, magnesio, potasio, fósforo; que conforman un paquete incomparable de macro y micro nutrientes esenciales para el adecuado crecimiento y desarrollo del ser humano desde su infancia, siendo insustituibles para los niños de edad escolar.

Por ejemplo, un estudio desarrollado por la Universidad de Ciencias Médicas y Tecnología de Sudán analizó el impacto de la leche en las escuelas beneficiadas por el programa, estableciendo que el CI de los niños aumentó en un 20% y que la delgadez cayó desde un 32% a un 22%, cifras que validan la importancia de este tipo de programas.

En muchas regiones, la leche puede ser la principal fuente de nutrición y por lo tanto juega un papel crítico en la dieta saludable de un niño. En mercados en vías de desarrollo donde una cadena de suministro refrigerada no es sostenible, la tecnología de envasado aséptico creada por Tetra Pak® puede mantener la leche segura, sabrosa y nutritiva para muchos meses sin necesidad de refrigeración. En áreas donde otros alimentos pueden escasear, esto puede ser invaluable.

Desarrollo de la cadena de valor láctea

Pero los programas de leche escolar no solo benefician a los niños en la escuela, sino también proporcionan una fuente de demanda a las lecherías locales, al tiempo que fomentan la inversión, la expansión y la economía en las comunidades rurales subdesarrolladas.

Una visión a largo plazo y proactiva de los programas de leche en las escuelas es esencial para el progreso de la humanidad.  Si bien los beneficios nutricionales pueden ser logrados relativamente rápido, los impactos económicos serán más graduales, por lo que un enfoque a largo plazo es esencial.

En China, los programas de leche han sido vistos como una forma de expandir la capacidad láctea, tanto local como nacional. Los proyectos requieren que la leche distribuida en las escuelas sea producida, procesada y empacada localmente el país. La inversión se traduce en una mejor agricultura y gestión de buenas prácticas, y establece la necesidad de habilitar la infraestructura necesaria para las fuentes locales de suministro para satisfacer la demanda. Esto quiere decir que los programas de alimentación escolar son motores que impulsan el desarrollo y permiten abrir nuevas perspectivas económicas en los países que más lo requieren.

Alimentos para el Desarrollo

Por esta razón, en Tetra Pak® creemos que la forma más efectiva de abordar el tema de la seguridad alimentaria a nivel mundial y su consiguiente desafío nutricional, es construir cadenas de valor alimentarias sostenibles.

En este sentido, la iniciativa de Tetra Laval Alimentos para el Desarrollo (Food for Development) impulsa el progreso de la cadena de valor de alimentos a través de la cooperación con clientes, gobiernos, agencias de cooperación para el desarrollo, organizaciones de financiación y ONG en todo el mundo, especialmente en aquellos países que más lo requieren, como India, Tailandia, Sudán, México y República Dominicana, entre otros.

Dicho trabajo no se concentra en la simple entrega de leche, sino que abraca el desarrollo de una serie de iniciativas, como asistencia técnica y aporte en seguridad alimenticia.

De esta forma, la importancia de los programas de leche escolar generalmente es doble: En primera instancia, los programas ofrecen beneficios de salud y educación, pero son también un catalizador importante para el crecimiento económico, la transferencia tecnológica y creación de empleo local.

Tetra Pak ha estado involucrado en programas de alimentación en todo el mundo durante más de 55 años. En 2017, 72 millones de niños en 58 países recibieron leche u otras bebidas nutritivas envasadas en Tetra Pak en sus escuelas.
<< Anterior