14 junio 2018
A medida que los consumidores buscan cada vez más marcas que adoptan prácticas sostenibles y transparentes, las tendencias en los envases evolucionan para coincidir con ellos. El envase actual debe hacer algo más que proteger y transportar un producto en su interior, debe ajustarse al canal de distribución y mejorar la experiencia de consumo.
Según Nielsen, una firma global de investigación de mercado, los consumidores de todo el mundo están priorizando compras de marcas que están comprometidas con generar un impacto social y ambiental positivo. Entre el 66% de los consumidores que están dispuestos a pagar más por productos sostenibles, un 72% prioriza compras de marcas en las que confían. El 51% de los Millennials revisan el envase en busca de información de sostenibilidad. En resumen, los consumidores están empleando su poder adquisitivo para apoyar a las marcas que reflejan sus valores y preferencias.

Con consumidores utilizando productos para respaldar y transmitir sus valores, es crucial para las marcas garantizar que su cadena de valor se alinee con la misión e integridad de su empresa. Conectarse con los consumidores en este nivel, es clave para construir lealtad a la marca en un entorno competitivo y dinámico. Y el envase es una clave importante -aunque a veces olvidada- para esta ecuación.

A continuación, un vistazo a las principales tendencias mundiales para las empresas que están considerando incluir estas prácticas.

Transparencia y Autenticidad
Los consumidores de hoy demandan transparencia de las marcas que eligen y, a medida que el mundo se conecta cada vez más, esta tendencia continúa creciendo. Si bien algunas marcas han dominado la transparencia en el abastecimiento de las materias primas que componen sus productos, pocas han ido más allá, garantizando que el envase elegido coincida con los valores de su marca.

Para cerrar esta brecha, GoodBelly, un productor de bebidas probióticas, diseñó un panel lateral en sus envases para mostrar la vida útil de éste. El atractivo gráfico lleva al consumidor a lo largo del ciclo de vida del envase, desde el origen del material hasta el reciclaje. Con coloridos gráficos y contenido estratégico, el envase muestra de manera efectiva los beneficios del cartón y refuerza la misión y los valores de GoodBelly.

El envase proporciona a las empresas una oportunidad perfecta para conectarse con el consumidor y reforzar la marca. Incluso el uso de logotipos reconocibles, como los de reciclaje, papel certificado FSC™ u orgánico certificado por USDA, son simples pero potentes para los consumidores, ya que transmiten un respaldo de terceros.

En síntesis: Mirar más allá de los contenidos de sus productos para asegurarse que su empaque también se alinee con los valores de la marca y del consumidor.

Adaptación para el comercio electrónico
En todo el mundo, el comercio electrónico está redefiniendo a la industria del retail.

A medida que más consumidores compran productos en línea, las empresas deben innovar para encontrar soluciones que protejan sus productos, a la vez que minimizan el impacto del envase con el medioambiente. Artículos que llegan en varias cajas, con el embalaje protector adicional más el envase original del producto, con frecuencia significa que hay más embalaje que producto. Incluso, algunas veces, partes de ese embalaje no son reciclables.

Un estudio realizado por The Freedonia Group estima que la demanda de empaques de protección (como envoltorios de burbujas o almohadas de aire) crecerá un 4.9% por año a $ 6.8 mil millones para 2019, principalmente como resultado del crecimiento de las compras en línea.

Como era de esperar, Amazon está marcando el camino en el desarrollo de empaques para comercio electrónico es su programa de embalaje “libre de frustración”, el cual está diseñado para facilitar a los clientes el desempaquetado de sus productos, al mismo tiempo que aumenta la capacidad de reciclaje y disminuye el exceso de desperdicios que implica entregar "una caja dentro de otra".

En el mundo del comercio electrónico, se debe priorizar a los empaques que hacen el trabajo lo más eficientemente posible, ocupando la menor cantidad de espacio y dando como resultado el menor desperdicio posible.

Empresas de reparto de comida, como HelloFresh, también están innovando para reducir los residuos generados por sus empaques. Mediante el uso de envases de cartón reciclables, que se pueden desarmar y reciclar rápidamente, HelloFresh responde a las demandas de los consumidores de envases más ecológicos y menos residuos. Otra empresa de entrega comida, FreshRealm, se distingue por un sistema de envasado innovador que los clientes pueden devolver a la empresa, donde se esteriliza y se usa nuevamente.

La innovación en los envases seguirá respondiendo a las particulares necesidades que trae consigo el comercio electrónico, mientras las marcas buscan formas de equilibrar la protección y la conveniencia con un bajo impacto ambiental.

Innovación en Reciclaje
A medida que el empaque del producto evoluciona, también lo ha hecho la variedad de envases que se abren paso entre los desechos. La verdadera explosión de diferentes tipos de envases con nuevos materiales presenta un reto para los circuitos de reciclaje.

Sin embargo, la tecnología se está desarrollando para aumentar el alcance y la eficiencia de las instalaciones de clasificación de reciclaje, lo que les permite lidiar con la creciente variedad de envases.
En los Estados Unidos, Carton Council trabajó en un proyecto piloto para utilizar la robótica y la inteligencia artificial para clasificar cartones para el reciclaje de manera más eficiente y precisa. Si tiene éxito, esta tecnología podría expandirse a otras instalaciones de recuperación de materiales, así como a otros formatos de empaque.

A medida que las empresas adoptan principios de economía circular, como los impulsados por la Fundación Ellen MacArthur, es crítico diseñar empaques con atributos de reciclabilidad para que las instalaciones de recuperación de materiales puedan clasificarlos y, por lo tanto, los mercados finales existentes puedan luego reciclarlos.

Este cambio también está llevando al creciente aumento de materiales renovables que se elaboran con materias primas sostenibles, como plásticos y cartones de origen biológico, procedentes de bosques certificados FSC™.

Coincidir el envase con el propósito
Reducir la huella ambiental de los envases se puede lograr de muchas maneras diferentes. El objetivo debe ser asegurar que el empaque coincida con el propósito del producto.

Por ejemplo, si un producto está diseñado para el consumo “on the go” o sobre la marcha, la reducción del peso del envase representa una forma de hacer que éste sea más sostenible, a la vez que coincide con el propósito del producto. Ahora, si la prioridad de la sostenibilidad es reducir el desperdicio de alimentos, entonces una opción de envase más robusto y que proteja mejor su contenido, podría ser la más adecuada. O, si un producto satisface a los entusiastas del aire libre, un envase en un recipiente compostable podría ser la opción más sostenible.

Las marcas deben elegir el atributo sostenible que mejor se adapte a las particularidades de su producto y luego comprender las implicancias. No hay una única solución que calce para todos.

La innovación continúa impulsando los envases sostenibles, ya que los consumidores exigen cada vez más transparencia y responsabilidad ambiental de sus marcas favoritas. A nivel global, las empresas responden integrando la responsabilidad social en sus prácticas comerciales y comunicando claramente estos valores. Los envases son una pieza cada vez más importante de este rompecabezas, que impulsa a las empresas a reevaluar sus elecciones y buscar formas de mejorar la huella ambiental en su ciclo de vida.

Las marcas que aprovechan estas tendencias de envases sostenible se beneficiarán al conectarse con sus clientes y agregarán valor al producto que contienen, ayudando al planeta durante el proceso.

Artículo de https://www.brandpackaging.com
<< Anterior